RÓTULOS

Neón versus neón LED, diferencias que podemos encontrar

cartel de neón

Entre un cartel de neón y otro de neón LED hay diferencias significativas, pero cuál es la mejor o peor opción para tu negocio depende del interés y preferencia del cliente.

El cliente que prefiere neón para su cartel busca originalidad, autenticidad… por la historia que lleva consigo el neón y el cliente que quiere neón LED necesita más funcionalidad, bajo consumo…y su uso es más demandado en retail.

Os voy a señalar algunas diferencias significativas que existen entre los dos productos y vosotros mismos podréis sacar vuestras propias conclusiones.

 

  • Concepto e inventores:

La luz de neón se fabrica llenando en un tubo de vidrio un gas a baja presión. El tubo brilla cuando se aplica una corriente alterna de alta tensión a los electrodos situados en los dos extremos del tubo.

Es una fuente luminosa lineal y por ello puede crear instalaciones luminosas extraordinarias.

La luz de neón fue inventada por Georges Claude, fue químico, ingeniero e inventor francés nacido en París (1870- 1960).

Alrededor de 1902 fue el primero en aplicar una descarga eléctrica en un tubo sellado y con gas neón, con la idea de crear una lámpara y muestra por primera vez el tubo de neón el 3 de diciembre de 1910 en el Salón del Automóvil de París.

El neón LED (diodo luminoso), es una fuente de luz puntiforme. Es un material semiconductor capaz de emitir una radiación electromagnética en forma de luz.

Nick Holonyak (1928), ingeniero norteamericano, es considerado como el inventor del primer LED en 1962, mientras trabajaba para la General Electric en Syracuse (Nueva York), aunque durante el siglo XX se produjeron descubrimientos que le ayudaron a ser el inventor.

 

  • Coste de fabricación:

Un cartel de neón puede llegar a ser 3 veces más caro que un cartel de neón LED.

 

  • Durabilidad:

Si un cartel de neón está bien protegido y no llega a sufrir roturas, puede llegar a durar hasta 100 años. La duración de un cartel de neón LED oscila entre las 20.000 y 40.000 horas.

Hay test que demuestran que “la vida de los LED prevista de 50.000 horas disminuye a menos de 10.000 si la temperatura que se ha alcanzado está entre los 40 ºC y los 57 ºC. El neón da su mejor rendimiento con temperaturas de 40 ºC y la pérdida de luminosidad es muy baja”.

 

  •   El color:

Dentro del tubo de neón (de vidrio transparente) se encuentra un gas, una gota de mercurio y un polvo de minerales. Los gases que más se usan para producir el neón son el Neón y el Argón. Con el Neón se obtiene el color rojizo y con el Argón el color azul.

La combinación del gas y el polvo que lleve el tubo de vidrio produce un color u otro llegando a producirse una gran variedad de tonalidades. El brillo característico del neón es provocado por la gota de mercurio, siendo más brillante y vivo que el que emite el neón LED.

Hay colores fijos que se pueden obtener con el LED (el rojo, azul, verde, amarillo, naranja y blancos…) pero con la luz LED RGB, gracias a un regulador que lleva para regular los colores, podemos obtener de esta manera gran cantidad de colores variables.

 

  • Decoración:

El neón por su fuente luminosa lineal puede crear luces increíbles en muros, cornisas… El neón se convierte en un elemento de diseño activo. Su forma de trabajar es manual desde el primer momento, las formas se hacen con el calor y una vez realizada no hay vuelta atrás. Para su espectacular resultado final hacen falta años de experiencia. Su elaboración en mucho más complicada y artesanal que el neón LED.

Es muchísimo más fácil trabajar el neón LED por su flexibilidad, ya que el material es flexible y por este motivo no se suele romper. Se puede realizar cualquier forma que desee el cliente. Son atractivos, económicos, fáciles de trabajar y están disponibles con LED RGB.

Se puede usar como herramienta publicitaria, hacer carteles personalizados, letreros, imágenes, textos, dibujos… todo lo que se te ocurra. Se puede colocar en cualquier lugar de la casa, usar en eventos, espectáculos…

 

  • Reparación:

Al romperse un tubo de neón hay que sustituirlo entero, por lo que no se puede reparar un tubo, habría que cambiarlo por completo.

La contaminación es producida por el mercurio al romperse el tubo de vidrio y el reciclado debe hacerse en organismos aprobados para tal fin.

El neón LED  es mucho más difícil que se rompa debido a su material flexible, el plástico. El coste de sus reparaciones son mucho más económicas y sí es posible su reparación.

El neón LED no contiene elementos contaminantes pero hay que controlar y regular las emisiones de luz LED, ya que por su bajo consumo se están saturando los espacios con iluminación LED lo que está provocando la llamada contaminación lumínica. EL reciclaje no es tan complicado como con el neón.

 

  • Consumo:

El consumo del neón LED es razonablemente inferior a los tubos de neón.

 

  •  Seguridad:

El neón se conecta a un transformador de alta tensión, con una media de 10.000 voltios y el neón LED es más seguro ya que su media es de sólo 12 o 24 voltios. Para que el neón sea más seguro debemos de protegerlo con una carcasa de metacrilato.

Por motivos como la seguridad o el consumo se está reemplazando el neón por el neón LED.

Por ejemplo en las Vegas (Estados Unidos) existe un museo del Neón, conocido como Neon Boneyard con más de 150 piezas de neón en exposición que han sido en su mayoría obtenidas por donaciones. Estos carteles de neón se han ido reemplazando por luces de bajo consumo, LED neón.

El museo recupera y recuerda la historia de las Vegas gracias a estos carteles de neón.

 

 

Fotos de algunos de nuestros rótulos fabricados en neón LED y neón:
Rótulo de neón LED
Rótulo de neón LED
Rótulo de neón LED
Rótulo de neón LED
Rótulo de neón LED
Rótulo de neón LED
Rótulo de neón
Rótulo de neón

 

 Neón versus neón LED. ¿Qué tipo de iluminación prefieres?

 

 

Comparte esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *